Paula Bibini: “Hay una necesidad concreta de toma de decisiones. Mucha gente está excluida”

La presidenta de la Unión Industrial de Salta, Paula Bibini, fue designada como integrante del Consejo Económico y Social que el presidente Alberto Fernández presentó el viernes pasado. La dirigente ocupará una de las 25 sillas de ese organismo compuesto por referentes sindicalistas, empresarios y académicos que tendrán como función elaborar una guía de políticas de Estado para el Gobierno nacional.

Bibini es la representante de la Unión de Industrias del Norte Argentino (Uninoa), que se conformó hace dos años para dar mayor envergadura a los reclamos sectoriales de las 10 provincias que pertenecen a las dos regiones (NOA y NEA) más postergadas del país.
“Es un honor integrar el Consejo Económico y Social”, dijo a El Tribuno la empresaria del sector frigorífico.
“Venimos trabajando en el último tiempo fuertemente en políticas regionales y en un diálogo concreto con las autoridades provinciales y nacionales. A partir de todo eso es que nos convocaron”, explicó.

¿Qué expectativas se puede tener con el Consejo?

Lo que se establecerá dentro del Consejo Económico y Social serán metas y métodos de trabajo. Hay metas a corto, mediano y largo plazo. A largo plazo son las políticas de Estado, las transformaciones más estructurales y demás. Y después hay temas que hoy por hoy son de coyuntura y que de nosotros, como actores sociales, el Gobierno pretende una participación o una intervención. La manera que se interviene son a través de dictámenes, que, si bien no son vinculantes, sí incidirán en la aplicación de las políticas públicas. Fundamentalmente, la participación es plural y federal, se trata de dar un rol igualitario a todos, independientemente si participan o no de un partido político o si vienen de un sector empresario o asociación civil, eso puede ser hasta lo más interesante.
En Salta ya tenemos un Consejo Económico y Social (del que también participa la Unión Industrial local), donde los lineamientos que se diagramaron no siempre se cumplieron. ¿Piensa que a nivel nacional será diferente?

Siempre es muy positivo sumar la experiencia porque de alguna manera hay una dinámica en la aplicación de lo que se viene haciendo. Eso lo han evaluado en la convocatoria que nos hicieron. Estos son espacios de diálogo social, pero hoy hay una necesidad concreta de toma de decisiones, por la grave situación que vivimos, en la que mucha gente está excluida del sistema. Entonces tenemos temas urgentes y creo que el Gobierno está tomando cartas en el asunto. Están llamando a quienes ellos consideran sus referentes en todo el país para justamente ir delineando las políticas públicas a aplicar sobre todo a corto plazo, que es la necesidad que ahora tiene la gente.

¿Desde su lugar, cuáles serán las primeras pautas que aportará?

La próxima reunión será el 4 de marzo y ahí conformaremos las mesas de trabajo. Habrá cinco ejes o misiones claves donde ellos quieren que nos involucremos, que serán la comunidad del cuidado y la seguridad nutricional; la productividad con cohesión social; el cambio climático, la ecología y el desarrollo verde; los trabajos y la educación del futuro, y la democracia innovadora. Esto está orientado en una primera etapa a la inclusión social de la gente que tiene una necesidad concreta de poder definir su historia y salir adelante.

De parte de la industria imagino que uno de los planteos principales será el del costo del flete, que produce mucha inequidad a las producciones más alejadas de los puertos...

Sí. Es uno de nuestros ejes claves que venimos hablando a nivel regional. Nosotros hoy estamos 
pagando una tarifa mucho más cara que Buenos Aires, por ejemplo. Por otro lado el tema fiscal e impositivo es un tema que nos preocupa y ocupa porque si realmente queremos desarrollar el norte argentino sin una política fiscal diferencial va ser muy difícil poder ejecutar proyectos de inversión para los industriales del norte.

En la parte fiscal también hay una pata que corresponde a los gobiernos provinciales...

Lo que se está planteando es comenzar a eliminar esa multiplicidad de tributos que estamos pagando a nivel nacional, provincial y municipal, que hacen insostenible cualquier desarrollo. No se puede sostener ninguna actividad ante la presión impositiva que estamos teniendo. Se tiene que trabajar de manera mucho más profunda en una reforma fiscal. Nuestra propuesta desde el norte argentino es eliminar esa variedad de tributos y por el otro lado tener políticas fiscales diferenciadas para que podamos llevar adelante nuestros proyectos y ser competitivos.

Uno de los tributos quizás más distorsivos de las provincias son los que se aplican a los ingresos brutos, que con el Pacto Fiscal se quiso corregir y si bien en un principio en Salta esos impuestos aumentaron a la larga se iban a empezar a eliminar, pero...

Eso finalmente no ocurrió. Entendemos que tiene que ser un tema de análisis y de evaluación porque justamente estaría dentro del paquete de impuestos que nosotros necesitamos que se evalúen para que podamos en una primera etapa no tener tanta presión, para poder seguir trabajando y ampliar nuestra capacidad productiva. Lo que se necesita es que aquellos que perdieron sus trabajos puedan recuperarlos y lo que no los tienen necesitan conseguirlo. Tengamos en cuenta que el sector privado puede generar esos trabajos que Argentina necesita, pero para eso se tiene que ayudarlo.

Uno escucha los discursos de las autoridades nacionales que van en ese sentido, pero en la práctica se disponen medidas que van en contra de lo que se pregona, como, por ejemplo, la suspensión de los despidos, que si bien parece que favorece a los trabajadores en la realidad produjo el cierre de empresas y la afectación de más empleados de los que se quería proteger...

Todas las medidas restrictivas no conducen a promover la actividad productiva. Creo que esos temas entrarán en revisión. Estamos esperando que eso ocurra. El tema laboral merece un importante análisis y evaluación. Estaba en carpeta la reforma laboral. Tuvimos la oportunidad de participar con los principales dirigentes sindicales a nivel nacional y cada cual planteando su postura, evaluando la mejor alternativa y llevando soluciones en concreto creo que estas cosas se van a poder destrabar. Tal vez sea la primera vez que se esté generando un escenario de este tipo en nuestro país, donde están buscando dirigentes con acción y proyectos. Hay muchísima gente fuera del sistema y de posibilidades de cualquier tipo, alimentarias fundamentalmente. Eso es lo que más no tiene que preocupar a todos. 

¿De los alrededor de nueve mil trabajadores formales privados que se quedaron sin empleo en Salta durante el año pasado, cuántos estaban en el sector industrial?

 En la actividad industrial no hemos tenido un alto porcentaje de despidos, más que nada mermó la actividad. Pero, lamentablemente, lo que uno sí advierte es la imposibilidad de poder contratar más personal. Esto es por la falta de financiamiento, por la presión impositiva y por medidas distorsivas como sostener la doble indemnización por despidos que nada ayudan a que podamos volver a contratar gente. 

Por eso, ¿cómo se puede compatibilizar la expectativa que se tiene del Consejo con las medidas que se toman desde el Gobierno nacional?

Y para eso no están convocando. Sino va ser trabajo en saco roto. Tenemos un rol activo en el sector privado y creo que sabemos cómo hacerlo. Creo que la convocatoria tiene que ver con ponerse a trabajar para lograr resultados, de lo contrario serán simplemente mesas de café que no nos van a conducir a nada. Lo que uno pretende, sobre todo cuando se tiene una tarea dirigencial, más que nada tiene que ver con un compromiso y yo trabajo a resultado, por lo que pretendo que las propuestas que llevemos se puedan ejecutar. Hay que ponerse exigente porque la Argentina merece que realmente se transforme la realidad.

uisalta@uisalta.com
+54 387 4211575
+54 9 387 546-8755
20 de Febrero N 841 - Primer piso,
Salta Capital
CP4400 - Salta, Argentina

Unión Industrial de Salta 2020 © Todos los derechos reservados